domingo, 11 de noviembre de 2012

TIRA PA'LLÁ!!!!


Una vez asentados en Asturias, Raúl decidió pedir una segunda opinión médica (ayudado por mis constantes amenazas...)

Nada más ver el aspecto del lunar el médico no duda en darle una cita para extirparlo y analizarlo y le explica, muy atentamente, cómo CUALQUIER PROFESIONAL SANITARIO al ver un lunar con esa "pinta" DEBE remitirlo al especialista (cosa que incomprensiblemente no hizo la enfermera que lo vió por primera vez...) 

Llega el día y todo pasa sin problemas, le quitan el lunar, un par de puntos y para casa, a seguir con nuestras vidas y a esperar los resultados, sin darle mucha importancia.



1 comentario:

  1. Es muy bonito que continueis con la historia...

    ResponderEliminar